• Tercer trimestre de embarazo

    Tercer trimestre

    En esta última etapa de la gestación,  notarás un aumento considerable en tu peso  ya que aumenta tanto el tamaño del futuro bebé, como la placenta y el líquido amniótico, los pechos, el útero, el aumento de producción de sangre y la grasa materna.

    Debido a estos cambios físicos, puedes notar que te cuesta más dormir ya que casi todas las posturas resultan incómodas y se produce un aumento de la transpiración.

    Cómo hemos comentado, el tamaño del abdomen aumenta con rapidez, por lo que pueden aparecer estrías, evítalas manteniendo una hidratación adecuada (deberías beber al menos 1’5l de agua) y utilizando cremas hidratantes específicas.

    Durante estos tres últimos meses de embarazo, volverás a sentirte cansada y puede que este cansancio se acompañe de dolores de espalda provocados por el desplazamiento parcial de la columna. Intenta evitar estar de pie o sentada durante un largo periodo de tiempo, lo mejor es ir cambiando de posición.

    Es frecuente también la sensación de falta de oxígeno ocasionada por la presión del feto sobre el diafragma, que esto hace que disminuya la capacidad pulmonar y por eso parece que te cueste respirar. Para aliviar estas molestias, lo mejor es realizar ejercicios de respiración y relajación. En cuanto el feto se encaje en la pelvis respirarás mejor.

    Durante este tercer trimestre, como en los anteriores, no sólo se producen cambios físicos sino que también se produce una serie de cambios psicológicos como por ejemplo el  síndrome del nido. Este es un instinto que aparece normalmente en el momento inmediatamente anterior al parto, que se manifiesta en una necesidad urgente de limpiar o de realizar obras o cambios importantes en la casa. Parece que está relacionado con la necesidad de preparar el nido para el recién nacido (como ocurre en otras especies animales). Si te ocurre, intenta no realizar demasiados esfuerzos ya que debes conservar tus fuerzas para el parto.

    Otro de los cambios psicológicos de este momento es el aumento de ansiedad. Puedes sentirlo por la inminencia del parto, por saber si tu hijo nacerá bien, por querer tenerlo todo preparado para el gran momento… Esta ansiedad es normal sobre todo durante las últimas semanas de gestación, no le des mucha importancia y tómatela como un aviso de que tu peque está a punto de llegar y es una alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *