• Estimulación Prenatal ¿Cómo podemos estimular al bebé durante el embarazo?

    Estim prenatal 21. Estimulación Visual:

    Podemos empezar a estimular visualmente al feto a partir del cuarto mes de gestación, tanto con luz artificial como natural. Los fotones de luz que llegan al feto a través de la pared abdominal de la madre estimulan la retina ocular, siguen la vía por el nervio óptico hasta la corteza cerebral, lo cual permitirá al bebé en edad temprana una mejor discriminación visual, así como una mejor orientación y dirección.

    La luz que percibe tu bebé está difuminada, por lo que difícilmente puedes lastimar sus ojos. Asegúrate, eso sí, de jugar con tu bebé cuando esté despierto, para no molestar su ciclo de sueño. Puedes utilizar una linterna o poner la barriga al sol. Pruébalo! Notarás que se mueve en respuesta a la luz.

    2. Estimulación Auditiva:

    La audición es uno de los sentidos que conecta al bebé con el mundo exterior y a su vez es uno de los que más se pueden estimular, ya que el aparato auditivo del bebé se desarrolla aproximadamente a las 14 semanas de gestación, siendo entonces cuando empieza a captar los sonidos externos e internos.

    Tu voz y la del papá son los sonidos favoritos del bebé. Hablarle o cantarle a tu bebé os permite establecer una relación desde antes de su nacimiento. Si tú o tu pareja os sentís incómodos hablándole a la barriga, podéis intentar leer un libro o cantar una canción.

    3. Estimulación Gustativa y Olfativa

    Las papilas gustativas de tu pequeño entran en funcionamiento a partir de los seis meses de embarazo. El bebé puede percibir los diferentes sabores que ingieres a través del líquido amniótico por lo tanto, aprovecha esta oportunidad para disfrutar tus sabores fuertes favoritos, probar variedad de comidas, comer saludablemente y acostumbrar a tu pequeño a la cuchara de la casa. Esto facilitará que tu bebé esté más dispuesto a aceptar esos sabores cuando pueda hacerlo por su cuenta.

    4. Estimulación Táctil:

    Se realiza a partir de la sexta – décima semana de gestación, mediante las manos o diferentes instrumentos como masajeadores o diferentes texturas, aplicados a nivel del dorso fetal, a través del vientre materno. Su aplicación a diferentes presiones genera vibraciones que se transmiten a través del líquido amniótico y son captados por los nervios periféricos de la piel del bebé. Este estímulo es transmitido a la médula espinal y luego al cerebro, produciendo así cambios físicos como es el movimiento del bebé.

    5. Estimulación Motora:

    Se realiza a partir de las 10 semanas de gestación; ya que por esos momentos se forman los canales semicirculares relacionados con el equilibrio. La estimulación se realiza por las diferentes posiciones que toma la madre durante el embarazo en su vida normal o a través de los ejercicios físicos apoyados por una respiración adecuada. El feto dentro del útero se informa de su posición recepcionando si la madre se encuentra de pie o en una posición que afecte su equilibrio intraútero, logrando así desarrollar el centro del equilibrio del niño poniéndolo en alerta.

    Como dijimos en la entrada anterior, la presencia del padre en la estimulación es importante en cuanto a su influencia en el desarrollo emocional intrauterino del bebe y la creación del vínculo afectivo entre los dos. Algo tan sencillo como acariciar el vientre de su compañera embarazada o hablarle al bebe que está en el útero, constituye un buen ejemplo de lo que puede hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *