• Esquizofrenia y embarazo

    Esquizo y embarazo

    Investigadores canadienses han analizado los datos sobre los nacimientos en la provincia de Ontario entre 2002 y 2011, y han encontrado que las mujeres con esquizofrenia eran el doble de propensas a padecer preeclampsia, un parto prematuro y otras complicaciones graves del embarazo y el parto que en las que no sufren del trastorno de salud mental.

    Igualmente las mujeres con esquizofrenia eran más propensas a desarrollar desprendimiento de la placenta y shock séptico, a someterse a un parto inducido y a una cesárea, a ser transferida a una unidad de cuidado intensivo (UCI), y a ser admitidas de nuevo al hospital tras el alta.

    “Tradicionalmente, las mujeres con esquizofrenia han tenido unas tasas bajas de fertilidad, y se ha prestado poca atención a su salud reproductiva”, apuntó en un comunicado de prensa del Hospital de la Universidad de las Mujeres el autor del estudio, el Dr. Simon Vigod, psiquiatra del hospital, en Toronto. “Pero recientemente, con las tasas de fertilidad que aumentan en estas mujeres, debemos ahora prestar atención a asegurar su salud reproductiva y la de sus bebés”.

    Los investigadores examinaron los expedientes de las nuevas madres entre los 15 y los 49 años de edad, y hallaron que el riesgo de morir en un plazo de un año tras dar a luz era casi cinco veces mayor para las mujeres con esquizofrenia. Y los bebés nacidos de madres con esquizofrenia tendían a tener unos pesos anómalamente altos o bajos.

    Las mujeres con esquizofrenia también tenían más problemas de salud antes de concebir, según el estudio, que aparece en la revista British Journal of Obstetrics and Gynecology.

    En comparación con las mujeres sin la enfermedad mental, las mujeres esquizofrénicas eran más propensas a tener diabetes (alrededor del 4 frente al 1 por ciento), hipertensión crónica (casi 4 frente al 2 por ciento) y coágulos sanguíneos (alrededor del 2 por ciento frente al 0.5 por ciento) antes de su embarazo.

    Los hallazgos proporcionan la información y las herramientas para comenzar a observar qué intervenciones podemos aplicar para ayudar a reducir el riesgo de complicaciones del embarazo y el parto en las mujeres esquizofrénicas”, planteó Vigod.

    Psiquiatria.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *