• ¿Qué puedo hacer si no quiere ir al psicólogo?

    Presentación1Cuando vemos que un ser querido está mal y no podemos hacer nada para cambiarlo, nos sentimos impotentes e intentamos hacer todo lo que está en nuestra mano para ayudarle, pero a veces esto no funciona porque la persona no quiere acudir a un especialista o no se siente con fuerzas para hacer los cambios que le aconsejamos. Esta situación sobretodo es muy frecuente con personas mayores o adolescentes. los vemos depresivos, ansiosos, hacen conductas extrañas, o creemos que pueden estar tomando drogas, especialmente en el caso de los adolescentes.

    Muchas personas no quieren acudir al psicólogo porque lo ven como un tratamiento a largo plazo que abandonarán antes de acabar, por lo que puedan pensar los demás cuando sepan que va al psicólogo ya que tienen la idea de que sólo va al psicólogo una persona que “esté loca”, etc.

    Lo que nosotros recomendamos en estos casos es adaptarse un poco al ritmo del paciente. Es decir, seguramente será muy complicado que acceda a acudir directamente al psicólogo o al psiquiatra, por lo que se le podría proponer como primer paso, ir al médico de cabecera, explicar lo que ocurre y que él decida el siguiente paso. Muchas veces, cuando ven que un especialista les recomienda ir al psicólogo, le dan más crédito que si lo recomienda un familiar. Por lo tanto, el médico de cabecera, al que ya están acostumbrados a acudir por otros motivos y los conoce, puede ser un gran aliado en estos casos.

    Es importante acudir a la consulta del médico de cabecera con el familiar ya que es posible que el paciente olvide o no comente ciertos aspectos importantes para tener una idea general de su conducta.

    También podemos plantear la consulta al psicólogo como una prueba: “Vamos y a ver qué nos dicen, por probar no perdemos nada, y si no te convence pues no volvemos” o “Si el especialista comenta que no es nada, no insisto más con el tema”. O podemos acudir nosotros como familiares a la consulta para que nos orienten sobre cómo podemos actuar en determinadas situaciones o qué podemos cambiar nosotros en el entorno vivencial del paciente para mejorar la conducta de éste.

    Por último, en los casos más graves (cuando tememos que el paciente se haga daño o haga daño a los demás), podemos llamar al servicio de urgencias a domicilio de algún hospital, ya que la mayoría de hospitales ofrecen este servicio en el que acude a casa personal sanitario especializado en salud mental y valora el estado del paciente y su posible ingreso en el hospital.

    Si tienes dudas, preguntas o tienes un familiar que crees que debería solicitar ayuda puedes dejarnos tu comentario o llamarnos al 640.30.97.61 y juntos valoraremos la situación y la mejor forma de ayudarle.

     

    Post Tagged with , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *