• ¿Cuándo ir al psicólogo?

    Web D-CExisten muchos motivos por los que una persona puede acudir al psicólogo y no necesariamente tiene que ser porque padezca una patología grave. Algunos ejemplos son:

    Asesoramiento puntual: Una consulta única para resolver alguna duda por ejemplo sobre cómo actuar frente a determinados comportamientos del hijo o conocer técnicas para aliviar alguno de los síntomas de la menopausia.

    Asesoramiento sobre una problemática específica: Se refiere al conjunto de consultas necesarias para avanzar en la resolución de una dificultad, como puede ser hablar en público, la comunicación con la pareja, problemas sexuales, mejorar el comportamiento del niño o la relación entre padres e hijos, seguimiento del embarazo, etc.

    Asesoramiento sobre una problemática difusa: En estos casos suele ocurrir que la persona no se siente bien, pero no se sabe identificar la fuente del malestar. La persona puede mostrar signos de depresión, ansiedad a nivel general, incapacidad para disfrutar de las cosas, sensaciones de vacío, o simplemente no sentirse realizado, o considerar que va sin rumbo en la vida.

    Realizar una intervención en un caso de patología grave: Se refiere a patologías graves, clínicamente diagnosticables, como puede ser un trastorno de personalidad, esquizofrenia, trastorno bipolar, adicciones, depresión mayor, agorafobia incapacitante, trastorno límite de la personalidad, etc…

    Ahora ya sabes que tienes muchas opciones de consulta psicológica y que no tienes por qué esperar a que la situación sea inaguantable para acudir al psicólogo. No tenemos por qué sufrir sin pedir ayuda. Además los resultados los podrás observar en un corto plazo de tiempo.

    Si tienes dudas, preguntas o estás interesado en saber más sobre cuando acudir al psicólogo, o deseas realizar una sesión en nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *