• Tienes el poder de elegir

    Verano2008 126

    A veces convertimos las circunstancias en problemas porque nosotros lo decidimos así. Una misma vivencia puede ser un problema para una persona y no serlo para otra. Las dificultades tienen la importancia que tú quieras darle.

    Hay que aprender de ellos, pero no quedarse estancado en la circunstancia que, en un momento de la vida, se te interpuso en el camino. Tú decides si pararte o seguir caminando, si salir del río o quedarte sumergido, si aprender de las circunstancias o dejar que condicionen el resto de tu vida.

    ¿Qué eliges?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *